sábado, 7 de mayo de 2011

GIGANTESCO OPERATIVO EN ESTABLECIMIENTO PENITENCIARIO DE HUARAZ


Siete fiscales provinciales, dos adjuntos de la fiscalía anti corrupción así como los miembros de la policía anti corrupción trabajan en un operativo gigante en el interior del establecimiento penitenciario “Víctor Pérez Liendo” de Huaraz.
El mega operativo está encabezado por la fiscal Silvia Paredes Goicochea quien intervino junto a un equipo de técnicos y peritos así como de apoyo del personal de las demás fiscalías ante la probable incautación y decomiso de gran cantidad de “ketes” de droga dentro del establecimiento penitenciario.
La información extraoficial refiere acerca de la incautación de más de mil ketes de pasta básica de cocaína encontradas en el interior de las oficinas administrativas a cargo del Instituto Nacional Penitenciario de Huaraz.
Ante esta evidencia, la fiscalía determinó efectuar la requisa así como el control de cada pabellón del interior de la cárcel.
Lo más curioso es que los propios trabajadores del INPE se encuentran sometidos a una rigurosa investigación a fin de conocer el lugar de origen así como el modo de comercialización de la droga dentro del penal.
Se sospecha que los empleados y aún los altos funcionarios tengan conocimiento acerca del tráfico de estupefacientes en los diferentes pabellones del recinto penitenciario los cuales son abastecidos previo pago.
UNA LLAMADA ALERTÓ A LA PRENSA
Al promediar las 14 horas, una llamada del interior del penal a Visión Informativa daba cuenta acerca de una aparente amotinamiento lo cual sirvió para llamar la atención de los hombres de prensa quienes en minutos se apostaron junto con sus equipos periodísticos en la parte externa del penal.
Conforme pasaban los minutos, los familiares de los internos mostraban su interés y preocupación ante las noticias.
Un grupo de familiares venidos desde Lima así como del interior de la región manifestaron que les impidieron ingresar para alcanzar sus alimentos a los procesados.
Este hecho llamó la atención de los periodistas quienes empezaron a indagar sobre los reales motivos del hermetismo dentro del reciento carcelario.
Posteriormente, los abogados de los internos llegaron uno a uno para indagar acerca de las audiencias judiciales programadas para la fecha.
La respuesta de parte del personal que labora en el INPE fue negativa, se había suspendido todo tipo de audiencia mientras dura las investigaciones así como las diligencias a fin de determinar el origen de la droga incautada en el interior del penal.
CUATRO VERSIONES CONTRADICTORIAS
Las primeras versiones que manejó la prensa sobre lo que realmente venía ocurriendo en la cárcel de Huaraz se refería a una serie de hechos que no guardaban relación con los sucesos al interior del establecimiento penitenciario “Víctor Pérez Liendo” de Huaraz.
La primera versión fue el supuesto amotinamiento lo cual fue alimentado por la versión de uno de los servidores del Ministerio Público quien vagamente indicó que se trataba de un acuchillamiento entre los internos por una serie de rencillas que suelen ser rutinarios en la cárcel.
La segunda versión se refirió a la quema de unos colchones por parte de los reos quienes como medida de protesta hacían esta acción para llamar la atención de las autoridades judiciales.
Una tercera versión de parte de uno de los trabajadores del INPE aludía a una serie de preparativos ante la probable llegada de un alto funcionario del Ministerio de Justicia al establecimiento penitenciario de Huaraz.
Conforme pasaron las horas y ante las evidencias con el ingreso y la salida de las comisionadas de la Defensoría del Pueblo así como de los señores abogados se fue tejiendo la versión del hallazgo y la incautación de un gran número de “ketes” de droga en uno de los ambientes ajenos a los pabellones de los internos tanto de mínima como de máxima seguridad.
INTERVIENE DIVISIÓN DE OPERACIONES ESPECIALES
Mientras algunos servidores del penal pretendían desvirtuar la labor periodística, hizo su ingreso el coronel Elmer Mendoza, jefe de la región policial de Huaraz quien luego de recibir el informe preliminar de parte del personal de la División de seguridad del Establecimiento Penitenciario DIVISEEP Huaraz ingresó al interior del penal.
Minutos después decenas de efectivos policiales pertenecientes a la División de Operaciones Especiales hizo su llegada a bordo de una camioneta policial para luego ubicarse en todo el perímetro y la parte exterior del recinto penitenciario a fin de custodiar al personal del INPE presumiblemente involucrado en esta investigación.
FISCAL LEVANTA ACTA DE LA INTERVENCIÓN
Aproximadamente a las 16 horas, personal de apoyo ala justicia así como de la policía anti corrupción llegaron con sus respectivos implementos para efectuar las diligencias así como las investigaciones al interior del penal.
Mientras tanto, los internos permanecían sobre el piso mientras otros continuaban a la espera de la determinación de la fiscalía sobre el rumbo de las investigaciones en relación a la incautación de droga.
De acuerdo a las versiones extraoficiales llegadas a esta redacción se supo de la intervención de cerca de 70 efectivos de la Policía Nacional quienes actúan bajo las órdenes de la titular de la tercera fiscalía de turno, la doctora Silvia Paredes Goicochea además de personal de apoyo.
La fiscalía por su parte empleó a los expertos en narcóticos así como miembros de la división anti drogas a fin de hacer el respectivo estudio para la comprobación de las sustancias alucinógenas.
Hasta el cierre de la presente edición, los siete fiscales así como los adjuntos de la fiscalía anti corrupción junto al personal policial seguían trabajando en las investigaciones además del llenado de la respectiva acta de incautación además de las manifestaciones de los presuntos involucrados en esta gigantesco operativo en el establecimiento penitenciario de Huaraz.
VERSIÓN OFICIAL DE LOS HECHOS
La versión de parte de las autoridades policiales respecto al operativo gigante efectuado ayer al establecimiento penal de Huaraz es la siguiente:
Dos de los internos fueron conducidos a la “celda de meditación” por problemas de conducta, uno de ellos se autolesionó y generó la intervención de la defensoría así como del ministerio público.
Hecha las constataciones se pudo determinar las lesiones infringidas en uno de los internos confinados en la celda de meditación.
Uno de ellos denunció la venta de droga dentro del recinto del penal imputando a los propios integrantes del Instituto Penitenciario INPE de avalar este tipo de comercialización de droga.
El interno entregó varios “ketes” probablemente de PBC lo cual generó la intervención de la fiscalía además de otros representantes del Ministerio Público además del personal de la policía anti corrupción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada